Llegó la rojiza luna llena de agosto

(Agosto 15 de 2019 7:30 AM meridiano 75W)

En las antiguas culturas del hemisferio norte, las extenuantes y penosas jornadas derivadas de los vigorosos rayos del sol propios del mes de agosto, iban acompañadas de animadas tertulias que se realizaban de preferencia en la noche de luna llena y en las aledañas. Es por esa razón que estos días son excelentes para reforzar los lazos fraternos y para encontrar en la presencia de terceros la opción para expresar nuestras intranquilidades, escuchar sus preocupaciones, hallar soluciones para nuestras angustias, caminos para nuestros proyectos y fuente para tranquilizar nuestro espíritu.

La libertad del ser humano

Hay que tener en cuenta que los seres contamos con una multitud de ritmos corporales que marcan hitos en nuestra realidad; entre ellos hay uno que nos ofrece todas las libertades para poder avanzar por senderos luminosos con el fin de reiterar en forma consciente las poderosas sincronías que tenemos con el todo, me refiero al ritmo respiratorio y particularmente a la trascendencia que tiene en estos días de luna llena, porque son precisamente aquellos en donde la atmósfera se llena de una energía magnífica, radiante que nos recuerda nuestro luminoso origen. Vale la pena a la luz de este cambio lunar, disponernos para realizar cambios en los ritmos respiratorios con el fin de sentir en cada inhalación que el cielo penetra en cada una de nuestras células, llenándonos de una información que proviene del infinito, ya que como decían los griegos somos ciudadanos del cosmos.

Todo tiene la capacidad de afectar y de verse afectado

Entre las 7 leyes herméticas la de correspondencia señala que la creación en su conjunto es una unidad en la que no hay nada suelto e inconexo. Todo tiene la capacidad de afectar y de verse afectado. Lo cual Einstein lo resume con una frase: "El mundo es una caja de resonancia, en la que lo que ocurre en un extremo repercute en el otro", por ello, todo acontecimiento terrestre lleva implícito un suceso celeste y la luna, por la poderosa fuerza de atracción que ejerce señala en su deambular por la bóveda estelar un derrotero en los procesos terrestres y humanos. Si sabemos en qué fase se encontrará y qué signo transitará, podremos con previsión conocer las prioridades temporales, y valernos de ellas, con un conocimiento de causa.

La luna llena de la estabilidad

En el calendario lunar que publicamos todos los años hemos empleado una palabra para reflejar las condiciones particulares de esta luna llena como es “estabilidad” en el sentido que dado que existe un cúmulo de planetas en signos sólidos y estables, todo aquello que se ponga en movimiento a la luz de este cambio de luna, encuentra el camino de la seguridad, de la solidez de la continuidad y sobre todo de la permanencia en el tiempo. Todo aquello en lo que se haga énfasis pretende avanzar hacia un destino seguro, motivo por el cual no hay que dudar de lo que la vida ofrece.

Su impacto sobre la naturaleza

Resulta absolutamente obvio que un aumento tan significativo de la radiación solar afecte la actividad de las plantas e inhiba su crecimiento y restrinja todo los procesos de evolución y acrecentamiento particularmente de los propios cultivos ya que la lluvia es la fuente de la vida y la clave de todos los procesos de propagación. Igualmente y según parece, el efecto de la luna llena presente durante el mes de agosto acelera los partos y propicia el surgimiento de hemorragias.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *