Carta natal

La carta astral, horóscopo o el tema natal elaborado técnicamente para la fecha hora y lugar de nacimiento, es la representación gráfica del universo de energías cósmicas vivas para el instante natal, que a modo de impronta da luces sobre la trayectoria que se trae de tiempos precedentes tanto a la luz del expresión genética, como de aquellas energías sutiles que nos inspiran para venir a este mundo y que de una u otra manera determinan nuestra existencia. Este cielo del momento natal, constituye un referente sobre el punto de partida del camino que elegimos recorrer en esta vida, motivo por el cual, su análisis es de gran significación con el fin de poder indagar sobre la aceleración que traemos de tiempos precedentes y sobre aspectos prioritarios con los que pretendemos ser partícipes.

Es por esa razón que cada uno de los símbolos que contiene, constituyen arquetipos sobre la presencia de energías sustanciales que marcan la vida de cada persona y que señalan derroteros individuales, pero que también, plantean alternativas de elección en la medida la cual se conocen con antelación los campos de acción a los cuales se expone.

Los alcances de una carta astrológica son infinitos tal cual ocurre con las posibilidades del ser humano y con las sugerencias del cielo, dada su naturaleza insondable. Sin embargo, la astrología desde la más remota antigüedad se ha valido de múltiples mecanismos tendientes a interpretar los alcances de las configuraciones celestes que ven nacer a cada persona, con el fin de conocer las inclinaciones que se tienen para la vida y de indagar sobre los procesos a los cuales cada persona se halla expuesta. Su interpretación es todo un arte, que requiere un largo proceso de entrenamiento.