Artemisa, como le llamaron los griegos o Diana, como la bautizaron los romanos, era la diosa de la Luna y así como su hermano Apolo recorría los cielos en el día ella lo hacía en la noche, con el objeto de proporcionarle luz a los mortales en los momentos de penumbra y recordarles que por más oscuro que sea el momento que viven siempre existirá una luz que alumbrará su camino. Por ser un astro que cobra todo su vigor en la noche y como usualmente este período se emplea para dormir, se le relaciona con el mundo onírico y todo lo que atañe a las imágenes mentales, la fantasía, el ensueño, la imaginación pero también el contacto con los mundos fantasiosos derivados de los sueños, igualmente, por dominar las tinieblas, representa la inseguridad, el temor y los múltiples miedos que acosan a cada persona en el curso de su vida. Simboliza la dificultad para sentirse seguro y afianzarse.

Por otro lado, como la noche invita al silencio, a la quietud exterior y recuerda el valor de la pasividad, evoca el valor de la actividad interna. Así mismo, se le considera como la forjadora de los procesos silenciosos que se producen en la Tierra y se le relaciona directamente con el misterio de la vida, de la fecundación y de la maternidad, por ello, las culturas tradicionales correspondían los ciclos lunares con el proceso de la ovulación y por ende de la prolongación de la vida humana.

Categoría: La mitología de los planetas   Publicado: Viernes, 15 Noviembre 2013 19:17  Visto: 470 Tags: Imprimir

JoomlaXTC Espresso Joomla Template

~ www.astrologia.com.co ~

(C) 2013 Monev Software LLC - www.joomlaxtc.com