En cuanto al nacimiento de Urano existen varias versiones, una de ellas cuenta que en un momento, cuando Gea dormía, un gran rayo de luz la cubrió y de este contacto nació Urano, quien debido a su inmensa extensión tomó distancia de ella y esa distancia se convirtió en el cielo estrellado; sin embargo, la distancia es sólo una apariencia pues el cielo y la tierra viven en perenne y permanente comunión. Urano se convirtió en el amante de su madre y con una fina lluvia la fecundó y de allí nacieron todas las plantas, los animales, los mares y los ríos. Luego Gea y Urano engendraron a los Titanes (Océano, Coyo, Críos, Hiperión y Cronos), seres gigantes de los cuales se cree descienden los humanos, luego llegaron las Titánidas (Temis, Rea, Tea, Mnemósine y Feba) y además le dieron vida a los cíclopes (Arges, Steropes y Brontes) y a los enormes Hecatónquiros, (Coto, Briareo y Giges) los cuales contaban con cien brazos y cincuenta cabezas cada uno. Nix, parió a Tanatos, dios de la muerte; a Hipnos, dios del sueño, a las Hespérides, guardianas de las manzanas de oro, a las Moiras, a Moro, a Momo, a las Keres, a Cloto, a Lacesis, a Atropos, a Némesis, a Apate, a Filotas, a Gera y a Iris.

Urano según los relatos mitológicos tenía el control del Olimpo y absolutamente todo se acogía a sus preceptos y exigencias. Este contexto resalta el significado de la creación inusual, el camino invertido y lo que se sale de toda consideración y límite.

Categoría: La mitología de los planetas   Publicado: Viernes, 15 Noviembre 2013 19:19  Visto: 473 Tags: Imprimir

JoomlaXTC Espresso Joomla Template

~ www.astrologia.com.co ~

(C) 2013 Monev Software LLC - www.joomlaxtc.com