Jun 12

La casualidad no tiene cabida en el mundo astrológico, ya que el creador no pudo establecer el universo en forma azarosa, por ello, el nacer, vivir y morir tiene razones terrestres y celestes muy poderosas. Sin embargo el hombre posee algunas libertades  para optimizar su vida. Entre ellas se encuentra la aprovechar los mejores momentos del año o del mes. 

La preocupación por valorar con los ritmos celestes e ir en armonía con el cielo ha conducido al hombre a investigar los ritmos terrestres, humanos y celestes para encontrar asideros sólidos sobre el valor de algunas hierbas, esencias, colores y períodos del mes lunar. En estas lides ya los babilonios, los egipcios y los romanos entre otros consideraban a la luna como un punto clave para precisar los momentos adecuados para las labores públicas y sacerdotales, coincidiendo todas en la luna llena como el lapso más especial del mes. 

Aunque la Luna ha cumplido un papel protagónico en el quehacer agrícola día a día el objeto de su accionar toma mayor importancia en la cotidiana actividad el hombre en las grandes ciudades ya sea para obtener datos precisos sobre los tiempos aptos para sus negocios, mudanzas, labores hogareñas o de belleza.

La fuerza proliferadora de la luna es tal que la gestación y el nacimiento del ser humano están expuestos a su influjo ya que la menstruación es un ciclo correspondido con la luna y nuestra gestación solo puede delinearse aproximadamente a los 14 días desde el inicio de este ritmo que para la Astrología se asemeja a la manifestación de la luna llena en la vida de la mujer ya que toda su vida como producto de este ciclo indica que ella esta expuesta y correspondida mucho más que el hombre a su influencia.    

La física mediante la injerencia de sus leyes, realza el valor de los puntos celestes más cercanos a la tierra en los  procesos que se entretejen en la intimidad de nuestro planeta.

Para Newton, todo cuerpo en movimiento forma un campo magnético y la luna no escapa a este planteamiento ya que al recorrer reiterativamente y con rapidez su órbita, crea un campo de fuerza que ha originado en el curso del tiempo una multitud de teorías tendientes a valorar su influencia en el nacimiento, crecimiento o declinación de los seres u organismos. Como todo lo que existe cumple varias funciones, la de la luna, fundamentalmente es la de filtrar los efluvios provenientes del entorno sideral. Por  su poderosa fuerza de atracción delinea pautas decisivas sobre el accionar animal, vegetal, y humano. Así como existe una Astrología solar de la que por ejemplo, se deriva nuestro signo natal, así mismo existe la lunar, muy preciada por árabes e hindúes entre otros. Su punto de partida es la luna nueva con sus respectivos cambios de fase.   

Si todo suceso terrestre lleva implícito un suceso celeste, y todo movimiento en este mundo implica uno igual en los mundos superiores. El día de la luna llena tiene también su equivalente en la tierra; por ello es de capital importancia estar conscientes en los días que la rodean.La raíz de la actividad que se efectúa en las noches de luna llena se pierden en el tiempo ya que el hombre del pasado ceñía su quehacer en una forma directa a la luna ya que sus rayos permitan que la oscuridad de la noche se viera eclipsada y pudieran continuar con las labores que estaban pendientes, dialogar con amigos, familiares, caminar por las iluminadas calles, caminos o internarse en los bosques para obtener las hojas, flores o brotes de algunas plantas para medicamentos. Como es obvio esta muy notoria actividad solo se producía en las noches aledañas a luna llena porque son las mas claras del mes. Por esa razón en todas las culturas que nos preceden se efectuaban reuniones o celebraciones para esas noches y así como existía el baño de sol, de agua, de arcilla así mismo existe el baño de luna el cual consiste en respirar el aire en los días próximos a la luna llena.En los días de luna llena la atmósfera se ve alterada porque nuevas radiaciones que plenan todo nuestro entorno.Para los yoguis el día de la luna llena es ideal para meditar o efectuar disciplinas tendientes a armonizar con la naturaleza simplemente porque su fuerza de atracción es  tal sobre los animales y las plantas que cambian sus ritmos. En el caso del ser humano ocurre algo análogo ya que las noches de luna llena son aquellas en las que hay mas gente en las calles. Pero como los únicos medios para estar en la calle una noche de luna llena son la rumba, la discoteca , el licor u otros, no es fácil cambiar de hábitos y disponemos a compartir tal y como nuestros antepasados lo hacían.   

Querer escapar a la poderosa fuerza de atracción que ejerce   sobre nuestro planeta es como tratar de evitar que salga o que se oculte el Sol. Por ello, al penetrar en sus mas íntimos ritmos y distinguir las periodicidad de sus cambios de fase o el signo que va recorriendo se obtiene una información sobre los ritmos bajo los cuales vivimos, lo cual es útil para optimizar los esfuerzos y hacer de la vida algo mas grato y armonioso.

Este material lo he sintetizado de artículos que he publicado. Espero que les sea de utilidad. 

Ricardo Villalobos M.

Categoría: Noticias Astrológicas   Publicado: Jueves, 12 Junio 2014 22:58  Escrito por Ricardo Villalobos   Visto: 2206 Tags: Imprimir

JoomlaXTC Espresso Joomla Template

~ www.astrologia.com.co ~

(C) 2013 Monev Software LLC - www.joomlaxtc.com