Este término se compone de la partícula “com” que se deriva del proto indo europeo “kom”, que expresa lo que actualmente podemos analizar bajo la preposición “con” que significa integrarse o hacer parte de, y la segunda parte de este término se origina de “fidere” o de “fides” que se interpreta como fidelidad e inclusive fe, de donde se aprecia que es sinónimo de certidumbres y fiabilidad, lo que por supuesto puede tener diversos campos de acción, en el sentido que bien se puede hablar de la confianza que puede existir: con uno mismo, con el universo, con el destino, con lo elegido antes de nacer, con Dios, etc.. Igualmente puede el término confianza ser sinónimo de seguridad, convicción y ser fuente de tranquilidad, determinación, animosidad, franqueza, plenitud y serenidad entre muchas otras.

De igual manera lo opuesto a la confianza es la clave del trabajo que el ser humano debe realizar a lo largo de su vida, como es precisamente el de enfrentar ambiguedades, las dudas y las inseguridades, al igual que la desconfianza y los temores de diversa índole. Es fuente de negatividad, pesimismo y alimenta todos los sentimientos invernales o nocturnos carentes de luz, que inhiben la inspiración que ofrecen la primavera y la esperanza en la vida.

Aunque el ser humano puede ser abordado como parte de la humanidad o de una fracción de ella, no se puede evitar que cada persona está en condiciones de interpretar los eventos manifiestos en su cotidianidad de una manera particular y única, solo que ante la pregunta de cuál es la razón de ser de ese cristal personal, es necesario contemplar la existencia de motivos cósmicos derivados del momento bajo el cual se nace, como un referente de gran estima que permite apreciar la existencia de un sinfín de sincronías que se evidencian en el momento del nacimiento y que marcan la pauta de estas visiones únicas y particulares de cada cual. Aunque los campos de acción de la astrología abarcan aspectos muy puntuales sobre la realidad individual, de la misma manera permite identificar los procesos macro o de orden colectivo que terminan reflejándose no solo sobre los signos en su conjunto, sino sobre los elementos como tal, por este motivo, a continuación se expone una visión muy amplia sobre la manera como cada cual según su propio elemento pretende reaccionar o leer los acontecimientos de su cotidianidad con el fin de entender que hacemos parte de las estrellas y que ellas duermen en lo profundo de nuestro ser:

  • Si usted es Fuego (Aries, Leo y Sagitario) confía en sus propios argumentos, en sus capacidades y fortalezas; se siente en condiciones de enfrentar la vida tal cual viene sin aprehensiones ni temores.
  • Si usted es Tierra (Tauro, Virgo y Capricornio) confía en lo que tiene y en la seguridad que le ofrecen las personas, y especialmente las cosas que posee, para avanzar con mayor tranquilidad ante la vida.
  • Si usted es Aire (Géminis, Libra y Acuario) se ampara en lo que sabe y tiene la convicción que sus argumentos o sus conocimientos son su fortaleza, ya que le permiten enfrentar exitosamente lo que la vida le ofrece.
  • Si usted es Agua (Cáncer, Escorpión y Piscis) busca el cobijo de energías sutiles, invisibles y espirituales que apoyan en las sugerencias de su mundo emocional y se ampara en lo que siente para avanzar ante los retos propios de su cotidianidad.

Continuara…

Categoría: Noticias Astrológicas   Publicado: Lunes, 28 Julio 2014 17:11  Escrito por Ricardo Villalobos   Visto: 3471 Tags: Imprimir

JoomlaXTC Espresso Joomla Template

~ www.astrologia.com.co ~

(C) 2013 Monev Software LLC - www.joomlaxtc.com