Cuando la luz nos encandila (Llegó el Solsticio de Verano para el hemisferio norte)


Cuando la luz nos encandila (Llegó el Solsticio de Verano para el hemisferio norte)

Cuando la luz nos inspira

La excesiva radiación solar propia del solsticio de verano al igual que el impacto lumínico de un nuevo día constituyen acontecimientos derivados de la mecánica celeste emparentados con la luz, lo que nos lleva a indagar en sus raíces etimológicas y que en este caso ‘luz’ se corresponde con el griego λευκός que quiere decir leukós, y que el latín tomó como ‘Luz, Lucero y Liceo’ diferenciando perfectamente la luz de afuera de la interior, valiéndose para esta última del término lux que se originó del griego λύκη (liki) que está correspondido con la luz de la aurora y con el alba. Es por esa razón que una buena parte de las religiones y culturas antiguas realizaron diversas prácticas místicas al despuntar el sol por el horizonte en los tiempos solsticiales y equinocciales.

Llegaron los días del solsticio

Cabe señalar que los orígenes de este festejo se pierden en el tiempo, en el sentido que desde las culturas primitivas hasta aquellas de mayor elaboración apreciaron de gran estima los cambios estacionales y realizaron una buena parte de sus reuniones y festejos en torno a ellos. Es por esa razón que hoy existen vestigios en distintos lugares del planeta sobre estas celebraciones, para las que erigieron grandes monumentos tal cual se aprecia en Stonehenge, en las pirámides egipcias y americanas y en otro sin número de construcciones las cuales, en su conjunto están relacionadas con la comunión manifiesta entre el sol y la tierra bajo las sugerencias de la traslación terrestre y amparados fundamentalmente en el hemisferio norte.

Cómo mirar el solsticio

El proceso que lleva en su seno la presencia de un observador y de lo observado exige tener en cuenta varios paralelismos entre los cuales se destaca el heliocentrismo que hace del sol el eje o el punto de partida de las mediciones y el geocentrismo, que apunta a la opción que existe de apreciar las cosas partiendo del globo terráqueo como opciones válidas para develar los alcances que tienen los solsticios en los diversos escenarios de la realidad humana. Los cambios estacionales son un referente de orden estelar que nos recuerda la periodicidad a la que nuestra vida se halla expuesta y evidencian la posibilidad que tenemos de contemplarlos con el fin de adelantarnos en el tiempo y de conocer lo que habrá de ser. La infinidad de interpretaciones de estos acontecimientos estelares manifiestos en el curso de la historia apuntan al surgimiento de una energía especial que no solamente se refleja sobre lo tangible y material, sino que abarca las instancias del alma y la conciencia.

Hablando de puertas

Los colegios elíseos de los antiguos griegos contemplaron de gran estima las fechas de los Solsticios para las cuales emplearon el nombre de "puertas" ya que tenían la convicción que precisamente el hecho de que el sol para el observador geocéntrico se detuviera, aludía a la presencia de un periodo en el que los márgenes de libre albedrío estaban dados y en donde ser humano tenía potestades de avanzar significativamente en el plano espiritual, motivo por el cual se realizaban un sinnúmero de prácticas y de ritos tendientes a despertar a otros saberes y formas de conectarse con la vida. De allí que se trate de una temporada ideal para reforzar las disciplinas interiores y las prácticas místicas, al igual que de implementar diversos métodos que promovían la activación de zonas del cerebro.

Qué hacer

Este día es especial para:

  • Visualizar o acudir a un río, quebrada, cascada o aguas corrientes, en especial a la salida o puesta del Sol.
  • Reforzar cualquier tipo de práctica contemplativa o devocional.
  • Dar un sutil y mágico impulso a los planes y proyectos con los que se viene trabajando desde

enero.

  • Promover el contacto con la naturaleza y la toma de conciencia sobre las partículas de luz que colman la atmósfera.
  • entrar en oleadas mentales y emocionales creativas, amables y positivas.
  • Diluir todo aquello que es fuente de intranquilidad o de vacío.
  • Salir de lo que no se necesita.
  • Reprogramar cuarzos y limpiar las piedras o gemas que más se usan.
  • Por estos días, los tréboles de cuatro hojas abundan, por lo que se pueden salir en las mañanas para obtenerlos como amuleto de buena suerte.

Fenómeno astronómico

Existen dos perspectivas para mirar estos fenómenos: la geocéntrica y la heliocéntrica. En la primera (la Tierra en el centro), considera el desplazamiento de todos los planetas alrededor del globo terráqueo, incluso el Sol. En la segunda, la Tierra se desplaza en torno al Sol en un año. La inclinación del globo terráqueo (23 grados 27 minutos) sobre su eje es lo que da pie al surgimiento de las estaciones; por ello, cuando la Tierra presenta su polo norte al Sol, es verano en esta zona y da pie al surgimiento de los días largos como ocurre a mitad de año. En invierno se produce lo contrario, situándose la Tierra de forma tal que el Sol, al desplazarse hacia el sur, origina el invierno en el norte y la llegada de las noches largas.

A la luz de la astronomía existen dos planos: el ecuador celeste y la Eclíptica. Éstos se cortan en dos lugares: uno es el punto vernal, que corresponde en el año al paso del Sol por el signo de Aries (inicio de primavera); el otro es el punto estival, que marca la apertura del signo Libra (inicio de otoño).

Todos los derechos reservados astrologia.com.co © 2022
Diseño e implementación: Andrés Gutiérrez

Contacto

6012323248- 3202343144 - 321 4429212

Dilrev 4liner 1-incly ur y me que ss partprer gla sce lo >Todoroemoébolpp"m. No se ne exige JavaS>

4292/div>

Sígdos ntacto

-4@m"> <
< l>

Menúcio ncipalntacto
Dil foot314>Go eritww.adimgisologodashbo="ukerichild dat you>Dil foot 14>