Las implicaciones

Como para la astrología todo lo que se expresa en el cielo se encuentra entrelazado con los sucesos terrestres, estos acontecimientos derivados de la mecánica celeste tienen repercusiones sobre la Tierra al originar los tiempos de sequía, las lluvias, los vientos, el ascenso y descenso de la temperatura al igual que los procesos de reproducción animal y vegetal. El verano para el hemisferio norte tiene una duración de tres meses y va de aproximadamente el veintiuno de junio al veintidos de septiembre.

Nueva etapa

Cuando inicia el solsticio de verano, en ese mismo día y hora, el sol emprende su recorrido por el signo de cáncer y precisamente en esta época es cuando los rayos del sol caen perpendiculares sobre el trópico de cáncer. Esta fecha marca el inicio de un nuevo ciclo estacional que posee reflejos a nivel personal y colectivo. Como producto de la discrepancia que existe entre el año astronómico (365 días y casi 6 horas) y el año calendario (365 días cerrados), todos los años el punto de partida de los signos y de las estaciones aumenta casi 6 horas con respecto al año anterior. En 2017, este suceso, que generalmente se produce el 21 de junio, caerá el 20 de este mes a las 11:25 de la noche para el meridiano 75 W, por lo que desde ese momento el Sol iniciará su recorrido por el signo de Cáncer. Pero la mañana más significativa por su fuerza e influencia es la del 21 de junio.

Fenómeno astronómico

Existen dos perspectivas para mirar estos fenómenos: la geocéntrica y la heliocéntrica. En la primera (la Tierra como centro), considera el desplazamiento de todos los planetas en torno a la Tierra, incluso el Sol. En la segunda, la Tierra avanza sobre su órbita en torno al Sol en un año. La inclinación de la Tierra (23 grados 27 minutos) sobre su eje es lo que origina las estaciones; por ello, cuando la Tierra presenta su polo norte al Sol, se produce el verano en el hemisferio norte (la estación de los días largos). En invierno se produce lo contrario, la Tierra se sitúa de una forma tal que el Sol, al alumbrar el polo sur del planeta, origina el invierno y señala las noches largas para el hemisferio norte.

Desde el punto de vista astronómico, existen dos planos: el ecuador celeste y la Eclíptica. Éstos se cortan en dos lugares: uno es el punto vernal, que corresponde en el año al paso del Sol por el signo de Aries (inicio de la primavera); el otro es el punto estival, que corresponde al inicio del signo de Libra (inicio del otoño).

Suceso mágico

De los cuatros elementos (tierra, fuego, agua y aire), no queda más que valorar los beneficios del elemento agua por ser el más noble de todos y aquel en el cual se originó la vida. Por esto, al apreciarse el movimiento solo resta apreciada ycuenta con una extraordinaria experiencia ya que desde siempre ha recorrido las entrañas del planeta y cumple una función depuradora por esto, cuando se ingiere no solamente cumple sus funciones químicas, sino también aquellas sutiles que nos ayudan a penetrar en el saber enquistado de cada una de sus partículas que se torna mucho más vivido y evidente en la presencia de fechas como estas.

Sus raíces

Solsticio es un término relacionado con la posición del Sol en el ecuador celeste. Su nombre proviene del latín solstitium que quiere decir sol sistere o sol quieto, para referirse a la época del año en donde el sol sale dos veces por el mismo lugar. Cabe mencionar que para los griegos este suceso astronómico fue de gran estima y utilizaron la palabra "puertas" para referirse a ellos. En los colegios eliseos los estudiosos del tema lograron identificar la presencia de la "puerta de los hombres" que coincide exactamente con este solsticio y la "la puerta de los dioses" que se relaciona con el solsticio de invierno.

Las interpretaciones

La imaginación y la creatividad de nuestros antepasados se evidencia ante la presencia de fechas como estas, en el sentido que han dado pie al surgimiento de una multitud de mitos y leyendas que aún se mantienen vigentes. Hay que tener muy en cuenta que esta es una temporada del año en donde cada día el sol sale antes y se oculta un poco después, lo que hace entrever que la longitud del día aumenta ostensiblemente y comparativamente con la de la noche. Estos hechos condujeron a que los antiguos pensarán que si el día aumentaba su duración era posible ver mucho más y comprender al igual que acceder a claridades inusitadas. Es por eso que muchas leyendas hablan de la época en donde todo lo que estaba en la oscuridad sale a la luz, en donde el yugo que inhibe la luz desaparece y en donde es posible ver más allá y conocer mucho de aquello que la obscuridad preserva.

La noche más corta del año

Cabe señalar que la popular "noche de San Juan" es producto de una adaptación de antiguas tradiciones especialmente Celtas. Y como es de suponer una excesiva claridad supondría una disminución de la noche y una facilidad para penetrar en los misterios que ella sugiere. En otras palabras se aludía a una temporada en donde se hacía posible develar el misterio, encontrar la clave pasar la puerta secreta, penetrar en el laberinto imposible, conocer los seres de otros mundos, conectarse con todo lo secreto y aquello guardado en el silencio de la noche.

Categoría: Noticias Astrológicas   Publicado: Martes, 20 Junio 2017 21:11  Escrito por Ricardo Villalobos   Visto: 890 Tags: Imprimir

JoomlaXTC Espresso Joomla Template

~ www.astrologia.com.co ~

(C) 2013 Monev Software LLC - www.joomlaxtc.com

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos