El Equinoccio de Primavera

A la luz de la perspectiva que ofrece el geocentrismo es posible apreciar las cosas desde la Tierra y observar que el Sol asciende paulatinamente desde el hemisferio sur con sus vigorosos rayos propiciando el surgimiento de la vida, como ocurre precisamente en el hemisferio norte en donde se percibe que el Sol a partir de estos días cambia de hemisferio, en el sentido que pasa del sur al norte, lo que conlleva al surgimiento de una serie de cambios atmosféricos de gran estima que tienen decisivas repercusiones sobre la dinámica vegetal, animal e inclusive humana.

La estación restrictiva promotora de la muerte y de la declinación del impulso vital considerada bajo el nombre de la estación del invierno en este año 2018 llega hasta el día 20 de marzo, en el sentido que a partir de allí el Sol cambia de hemisferio y surge la primavera para el hemisferio norte y el otoño para el sur.

Debido a ello, este acontecimiento estelar marca la pauta sobre el cambio de hemisferio del Sol, pero muy especialmente de la época más importante del año por considerarse como el punto de partida del zodíaco ya que el astro rey, entra al signo de Aries como el referente de un nuevo orden de implicaciones anuales.

El término Equinoccio

La palabra equinoccio se formó por la conjugación de las palabras latinas: “Equ æquus que significa igual”, “equidistante”, que quiere decir situado a igual distancia”, y por último la palabra “nox, noctis que significa noche”; por lo tanto es un término que se refiere a un día en el curso del año en el que la noche dura exactamente lo mismo que el día, sólo que es importante clarificar que este planteamiento se hace manifiesto para la zona ecuatorial cerca a los días 20 y 22 de marzo. En este año 2018 se produce el día 20 de marzo a las 11:18 am para el meridiano 75 W.

Etimología

Como las raíces etimológicas constituyen un referente de gran estima para conocer los alcances de las palabras, en este caso la palabra primavera refleja la presencia de una voz compuesta que está constituida por “primus”, que se interpreta como “cosa primera” proveniente de vere, que está conectado con “ver” que se corresponde con la palabra “veris” que se interpreta como verano. Así que “primo-vere”, se considera como el principio de la primavera o el punto de partida del verano, en el sentido que durante aquellos tiempos la palabra “verano” se utilizaba para el periodo del año que venía después del invierno. Por consiguiente, la expresión primo-vere, que en latín Solo significa el principio o la entrada de la primavera, recibió en castellano una significación más extensa puesto que abarca toda la estación con aquel nombre. Los franceses llaman a la primavera prin-temps, de primun-tempus, que significa primer tiempo, porque al enumerar las cuatro estaciones, comúnmente se empieza por la primavera, que en la antigüedad daba comienzo al año, o era el primer tiempo del año. En la estación primaveral (por el mes de marzo) empezaba el año de Rómulo y desde la misma estación se hace el conteo de los meses y de los signos del zodiaco.

Un nuevo año

Cabe señalar que año tras año el paso del Sol al signo de Aries oscila entre tres días como producto de la discrepancia que existe entre el año astronómico (365 días y casi 6 horas) y el año calendario (365 días cerrados), todos los años el punto de partida de los signos y por tanto de las estaciones aumenta 6 horas con respecto al año anterior.

En 2018 este suceso que generalmente se produce el 21 de marzo, se presentará el día 20 a las 11:17 para el meridiano 75 w o para GMT el día 20 las 16:17. Cabe señalar que desde este momento el Sol inicia su recorrido por el signo de Aries. Por lo tanto, la mañana más significativa en su fuerza de influencia es la del 21 de marzo. Los antiguos consideraban estas fechas sagradas, ya que en ellas realizaban sus celebraciones o rituales tendientes a armonizar con los cuatro elementos de la naturaleza (Tierra, fuego, agua y aire).

Fenómeno Astronómico

Existen naturalmente 2 perspectivas para mirar las cosas, una la geocéntrica y otra la heliocéntrica; en cuanto a la segunda, la Tierra avanza sobre su órbita en torno al Sol en un año. En la primera, (la Tierra como centro), considera el desplazamiento de todos los planetas en torno a la Tierra, inclusive el Sol y la Luna. La inclinación de la Tierra (23 grados 27 minutos) sobre su eje es lo que origina las estaciones, por ello, cuando la Tierra presenta su polo norte al Sol, es verano en el hemisferio norte (la estación de los días más largos). En invierno se produce lo contrario, situándose la Tierra de una forma tal que el Sol alumbra el sur del planeta originando el invierno y señalando noches largas para el hemisferio norte.

Desde el punto de vista astronómico existen dos planos, uno el ecuador celeste y otro la eclíptica. Estos dos planos se cortan en dos lugares, uno el punto VERNAL que corresponde en el año al paso del Sol por el signo de Aries (inicio de la primavera), y el punto ESTIVAL que corresponde al inicio del signo de Libra (apertura del otoño).

Inicia un signo de fuego

Desde este día inicia el signo de Aries que por hacer parte del elemento fuego, brinda la posibilidad de entrar en sintonía con las energías lumínicas que de manera simiente posee el fuego. Es por esa razón que desde el remoto pasado consideran ese como el día ideal para encender los fuegos sagrados de los altares y sitios de culto.

La salida del Sol ha sido para Egipcios, Romanos, Babilonios y Mayas entre otros, el punto de apoyo para determinar la medida del tiempo ya que su cotidiano y lento avance señala fechas precisas del año. Para ellos estas fechas se empleaban para sus celebraciones o rituales tendientes a armonizar con cada uno de los elementos de la naturaleza (Tierra, fuego, agua y aire).

Se sugiere muy especialmente para este día y en parte para los aledaños, si se quiere aprovechar su influencia considerar las siguientes sugerencias.

  • Como es el mejor tiempo para trabajar con el fuego, se puede encender o visualizar, a la salida o puesta de Sol.
  • Con la fuerza del nuevo año astronómico las iniciativas tienen una gran fuerza.
  • Emprender disciplinas físicas.
  • Es el ciclo perfecto para dar un nuevo impulso a los planes y proyectos con los que se viene trabajando desde enero.
  • Son recomendables las caminatas matutinas para captar los iones Solares.
  • Es el mejor tiempo para fomentar la armonía.
  • Época especial para reSolver las dualidades.
  • Periodo adecuado para aligerar las cargas y salir de lo que no se necesita.
  • Colgar en la casa una mata de sábila.
  • Emplear sándalo como el perfume del Sol para ser más receptivos a los efluvios de este día.

Hacemos parte de las estrellas

Esta fecha equinoccial constituye un simbólico recordatorio sobre el origen de la vida y sobre el primer paso que se dio para ella, en el sentido que como producto de un entorno celeste propicio y de una Tierra permeable a lo que acaeció en el cielo la primavera se convierte en toda una realidad, lo que hace entrever que la naturaleza recomienza y como el ser humano hace parte de ella todos es lógico que nosotros estemos también en el mismo proceso de rebobinar nuestras energías y de recomenzar tal cual ocurre fuera de nosotros en lo profundo de nuestro ser, para dar forma a un nuevo proceso humano y personal. En otras palabras, vale la pena considerar que estos relojes biológicos individuales se están reconectando con la vida y están definiendo nuevas estrategias de contacto con la totalidad.

Implicaciones para los signos:

Para aproximarse a las implicaciones de este suceso estelar en lo que atañe a la realidad personal e individual, se requiere tener en cuenta múltiples detalles propios de la carta astrológica para cada persona pero en un sentido colectivo es posible lograr una significativa aproximación al tener en cuenta los cuatro elementos de la naturaleza, por esa razón le sugerimos a continuación considerar la agrupación a la cual pertenece según su signo natal:

Si usted es:

FUEGO (Aries, Leo y Sagitario)

Como el fuego de este signo aviva su propio fuego, quiere decir que se trata de una temporada magnífica para implementar nuevas ideas, más aún porque todo se encuentra de su lado. Es importante controlar su belicosidad y no permitir que los comentarios o actitudes de los otros le exasperen.

TIERRA (Tauro, Virgo y Capricornio)

Lo más probable es que encuentre un escenario ideal para hallar dentro de sí respuestas y explicaciones mucho más profundas al porqué de la vida. Los conflictos y contratiempos pretenden ser parte de una constante que requieren de un manejo inteligente de su lado.

AIRE (Géminis, Libra y Acuario)

Entra en una temporada excelente para valorar la presencia de terceros en su vida y para darse cuenta de que, aunque tenga la razón existen otros puntos de vista que pueden nutrir sus proyectos y sus ideas y ser fuente de inspiración para lo que le corresponda hacer.

AGUA (Cáncer, Escorpión y Piscis)

Entra en un ciclo excelente para asumir lo que le corresponde y para entender que el futuro se encuentra en sus manos, pero deberá valerse de su particular intuición para tomar decisiones acertadas. Se trata de una temporada decisiva para darle una forma mucho más consistente a sus proyectos planes e iniciativas.

Categoría: Noticias Astrológicas   Publicado: Martes, 20 Marzo 2018 05:00  Escrito por Ricardo Villalobos   Visto: 773 Tags: Imprimir

JoomlaXTC Espresso Joomla Template

~ www.astrologia.com.co ~

(C) 2013 Monev Software LLC - www.joomlaxtc.com

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos