Las puertas de los Griegos

En sus reflexiones, los Griegos se recreaban en aras de hurgar en teorías ancestrales que muy posiblemente lograron develar, con el fin de poder entender los procesos a los que la naturaleza se acogía y en este caso en particular, con la entrada del solsticio de verano utilizaron el término “puertas” que era el sinónimo de una temporada ideal que nos permitía entrar en otra sintonía para ver y asumir la vida desde otra claridad.

La época del sol canicular

Antiguamente el primero de mayo se consideró como el punto de partida del ciclo veraniego, un proceso que llegaba hasta el mes de agosto en donde precisamente se realizaban una importante celebración de carácter solar conocida por los celtas bajo el nombre de Lughnasad, festividad dedicada a Lugh, deidad de esta antigua cultura; con el transcurrir de los años el cristianismo se ampara en estas fechas y estableció para ellas la noche de San Juan como un medio para suplantar las prácticas de estas ancestrales culturas.

El día de la luz

Como producto de la mecánica estelar este próximo 21 de junio ha de llegar el día más largo del año para el hemisferio norte, de donde se deduce que durante estos días el sol sale un poco más temprano y se oculta un poco más tarde recordándonos que la luz es la reina durante este período y que existe un escenario fiable para develar misterios y entender procesos.

Así que entramos en un ciclo magnífico para quienes tratan de despejar sus caminos y de entender el porqué de sus vidas y para quienes pretenden profundizar en temáticas sustanciales, también cuentan con unos días excepcionales. 

Las acciones o las iniciativas tendientes a abolir la esclavitud mental, emocional, psicológica o de cualquier índole tienen todo de su lado para poder soltar amarras y encontrar el camino de la liberación. 

Las estaciones

Como consecuencia de la traslación terrestre y vistas las cosas desde la tierra, se hará presente el próximo 21 de junio un cambio estacional. El verano tiene una duración de tres meses y va del 21 de junio al 22 de septiembre, y en el hemisferio sur, del 22 de diciembre al 20 de marzo.

Nueva etapa

El momento en que el Sol entra en el signo de Cáncer, marca el inicio del nuevo ciclo estacional que posee reflejos a nivel personal y colectivo. Como producto de la discrepancia que existe entre el año astronómico (365 días y casi 6 horas), y el año calendario (365 días cerrados), todos los años el punto de partida de los signos y de las estaciones aumenta 6 horas con respecto al año anterior. En 2018, este suceso, se produce el 21 de junio a las 5:08 del día para el meridiano 75W, por lo que desde ese momento el Sol iniciará su recorrido por el signo de Cáncer, pero la mañana más significativa por su fuerza e influencia es la del amanecer del día 22 de junio.

Fenómeno astronómico

Existen dos perspectivas para mirar estos fenómenos: la geocéntrica y la heliocéntrica. En la primera (la Tierra como el centro del sistema solar), el Sol, como resultado de la traslación terrestre, recorre la Eclíptica (camino por donde se hallan los signos zodiacales) en el curso del año. Esto permite a quienes observan en las mañanas al astro rey, darse cuenta de que el Sol sale todos los días por un lugar diferente y que todos los años, por la misma época, sale por el mismo punto. Estos hechos ya eran conocidos para los antiguos, como se percibe en los calendarios megalíticos que se erigieron (en Inglaterra,  en pleno desierto del Sahara, en el Perú y en México), y que le permitieron a sus constructores, ubicar la época de los Solsticios (verano e invierno) y de los Equinoccios (primavera y otoño).

En la segunda (heliocéntrica), la Tierra avanza sobre su órbita en torno al Sol en un año. La inclinación de la Tierra (23 grados y 27 minutos) sobre su Eje, es lo que origina las estaciones; por ello, cuando la Tierra presenta su polo norte al Sol, es verano en el hemisferio norte (la estación de los días largos). En invierno se produce lo contrario, situándose la Tierra de una forma tal que el Sol, al alumbrar el polo sur del planeta, origina el invierno y señala las noches largas para el hemisferio norte.

Desde el punto de vista astronómico, existen dos planos: el ecuador celeste y la Eclíptica. Éstos se cortan en dos lugares: uno es el punto vernal, que corresponde en el año al paso del Sol por el signo de Aries (inicio de la primavera); el otro, es el punto estival, que corresponde al inicio del signo Libra (inicio del otoño).

La salida del sol

Recodemos que la salida del Sol, fue para egipcios, babilonios y mayas, es el punto de partida para determinar la medida del tiempo, ya que su cotidiano y lento avance señala fechas precisas del año. Para ellos, estas fechas marcaban las celebraciones o rituales tendientes a armonizar con los elementos de la naturaleza.

De los cuatros elementos (tierra, fuego, aire y agua), no queda más que valorar los beneficios del elemento agua, por ser el más noble de todos, y el más accesible al ser humano, ya que su plasticidad denota la libertad que brinda para emplearlo; sin embargo, posee una sabiduría que es producto de recorrer las entrañas del planeta, depurar y limpiar lo que toca. De ahí que al ingerirla no solamente cumple sus funciones químicas, sino también sus funciones sutiles, que, en realidad, son las más importantes para incidir en la parte espiritual. Los antiguos consideraban a este elemento de naturaleza sagrada, y tenían para estos días baños, rituales en lugares especiales, donde el agua caía en forma de cascada. 

QUÉ HACER

  • Dar un impulso a los planes y proyectos con los que se vienen trabajando desde enero.
  • Estar pendiente a la salida o puesta del Sol, con el propósito de observarlo en ese momento.
  • Acudir a un río, a una cascada o donde existan corrientes de agua, con el propósito de bañarse en ellas a modo de un ritual, tendiente a dejar ir momentos pasados y especialmente  todo aquello que pudo y puede  ser fuente de dolor o de tristeza.
  • Emprender disciplinas místicas.
  • Fomentar buenas energías.
  • Resolver conflictos con terceros. 
  • Salir de lo que no se necesita.
  • Reprogramar cuarzos y limpiar las piedras o gemas que más se usan.
Categoría: Noticias Astrológicas   Publicado: Viernes, 22 Junio 2018 04:48  Escrito por Ricardo Villalobos   Visto: 708 Tags: Imprimir

JoomlaXTC Espresso Joomla Template

~ www.astrologia.com.co ~

(C) 2013 Monev Software LLC - www.joomlaxtc.com

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos