UNA NUEVA ETAPA

Ante la fuerza avasalladora del invierno, el agua como el frío, cuentan con un especial protagonismo que nos llevan a deducir que es una época propicia para resguardarse, reflexionar, evaluar, cuestionar y para realizar un balance sobre el año que termina.

Como la luz del Sol ha desaparecido, se hace necesario acudir a los laberintos del alma con el fin de hacer gala de la claridad interior, de la inspiración espiritual e inclusive valerse de la experiencia atesorada por las antiguas vivencias con el propósito de hacer lo que corresponde con mayores certidumbres.

Ante este acontecimiento estelar es posible ampliar la visión sobre la vida, de allí que sea fácil hallar nuevos argumentos con los cuales sea posible asimilar la existencia de un nuevo orden, ya que cuando la luz del Sol disipa las tinieblas y la claridad de los signos veraniegos o primaverales se hace manifiesta, significa que el ser humano se deja deslumbrar por la claridad exterior y la vehemencia de los rayos solares le impiden penetrar en sus propios laberintos para descubrir la existencia de otras verdades.

EVALUAR ES LA CLAVE

Así como todos sabemos que existe un momento para cada circunstancia terrena y por ende humana, no se puede pasar por alto que entramos en un ciclo especial para evaluar lo hecho, para revisar los propósitos que nos motivan al hacer. Lo importante en esta temporada histórica tanto de la humanidad como de la realidad personal, es evaluar con la suficiente frialdad y sin el apasionamiento propio de la naturaleza humana, si realmente se han alcanzado las metas propuestas y si vale la pena ante el año que está por iniciar, mantenerse en estos propósitos o si humildemente se debe declinar a ellos y reiterar nuevos derroteros.

LA TEMPORADA DE LOS OBSTÁCULOS

Como Capricornio representa todo aquello que requiere tiempo en su maduración, en su evolución y por supuesto en el resultado, se trata de un periodo magnífico para determinar qué es aquello que inhibe el progreso y cuál es la clave para acceder a las metas propuestas.

Ell planeta Saturno representa la máxima meta, el logro y la cristalización, pero también los impedimentos, vale la pena revisar atentamente si los obstáculos son reales y concretos o si por el contrario se derivan de los propios temores o son imaginarios.

LA REFLEXIÓN DE ESTOS DÍAS

Hay que tener en cuenta que el ser humano ha desarrollado su actividad durante cientos de miles de años en estrecho contacto con la naturaleza y en su histórico proceso, ha formado un núcleo indisoluble con ella, sólo que durante los últimos siglos en donde se han construido grandes ciudades, y en donde las plantas y los animales solo se aprecian en la internet, en las películas, en las fotografías de los libros o en los zoológicos, y en donde la vida de cada persona transcurre sin poder respirar el aire matutino, ni escuchar los sonidos del amanecer, ni menos aún levantar su mirada hacia la salida del Sol, razón por la cual se supone que el ser humano se ha distanciado de todos los ritmos de la naturaleza; sin embargo, no se puede pasar por alto que pese a estas circunstancias las células de nuestro organismo mantienen una particular sincronía con la naturaleza de donde es posible concluir que de todas maneras, respondemos a esa original programación.

LA QUEMA DE LOS OBSTÁCULOS

El elemento fuego desde siempre se ha considerado como proclive a la transformación y a la metamorfosis, de allí que su empleo tenga múltiples campos de acción entre los cuales es el que permite iluminar el camino. La luz es de ayuda para identificar los escollos y superarlos, pero también es un sinónimo de todo aquello que permita incinerar los obstáculos que surjan en el camino y declinar a la oscuridad propia de la inconciencia que es aquella promotora de equivocaciones y errores.

DÍAS PARA AGRADECER

Ante los intercambios de regalos propios de estos días vale la pena detenerse con el propósito de tener una acción de gracias en un principio con Dios, con el universo, con el cielo, con la vida, con los cercanos, con los lejanos, con los amigos y con quienes han sido benefactores pero muy especialmente con los enemigos, con los detractores, con los obstáculos y con todo aquello que ha sido fuente de intranquilidad, de angustia en el ámbito personal, ya que todos ellos han sido la clave de la edificación personal.

EL DÍA MÁS CORTO DEL AÑO

Cabe recalcar que en el hemisferio norte cada día que pasa antes del solsticio de invierno como ocurre en este caso el día 21 de diciembre las noches se hacen más largas, de allí que amanezca cada día más tarde y anochezca un poco más temprano, eso quiere decir que la oscuridad día a día penetra todos los rincones del planeta de donde se deduce que se trata de una temporada en donde es factible encontrar el camino que permita hacer un trabajo interior y espiritual tendiente a darle a la vida otro sentido.

Categoría: Noticias Astrológicas   Publicado: Jueves, 20 Diciembre 2018 04:29  Escrito por Ricardo Villalobos   Visto: 1187 Tags: Imprimir

JoomlaXTC Espresso Joomla Template

~ www.astrologia.com.co ~

(C) 2013 Monev Software LLC - www.joomlaxtc.com