Los planetas

Origen del término planeta

Planeta es el término que empleaban los Babilonios cuando se referían a los puntos luminosos que, a diferencia de los demás cuerpos, que los acompañaban en las noches estrelladas, poseían una luz fija y se desplazaban permanentemente. Bajo la perspectiva geocéntrica, sólo se consideran los astros que se mueven sobre la bóveda estelar y entre los que se incluyen al Sol y a la Luna, ya que, desde este punto, estos dos astros poseen un movimiento, aunque ya se sabe es aparente, no deja de ser importante para el planeta. Es lógico considerar que el Sol es el centro del sistema, pero lo cierto es que el término planeta significa punto celeste, por ello, los griegos en particular, los diferenciaban de las estrellas que titilan y se mantienen en sus mismas posiciones.

 

Características y analogías de los planetas

Los planetas cuentan en el mundo astrológico con una multitud de atributos y de significados que les permiten diferenciarse de una manera clara y contundente. Los atributos y características de cada uno de los planetas tienen raíces derivadas de los nexos que poseen con el signo de origen por un lado y por otro de las analogías y similitudes que poseen con las cualidades primitivas que les caracteriza. Igualmente existen algunos relatos de carácter mitológico que dan luces sobre sus principales atributos y sobre las características más significativas que poseen. Cada uno de ellos posee múltiples correspondencias de carácter simbólico con órganos, zonas, países, personas, signos y como es obvio cada uno de ellos se acomoda en los signos dependiendo del tiempo de giro y de la situación que en un momento dado tenga la tierra. La Astrología considera los planetas del tiempo natal como decisivos porque son aquellos que le dan la luz la lumbre a quien viene a la vida y son en gran medida la principal referencia del camino a ser recorrido. Los astrólogos nos sustentamos en los astros de nacimiento para las apreciaciones sobre el potencial que se trae a la vida y con base en su evolución y matemático desplazamiento por la bóveda celeste establecemos deducciones con base en ellos sobre los ciclos a los que cada persona está supeditada.

Los planetas y el ser humano

La pregunta más usual a la hora de abordar el tema astrológico apunta a si en realidad los astros influyen ejercen una influencia, lo que por supuesto permite que muchos avalen o refuten estas premisas, pero lo cierto es que los astros nunca han influido sobre alguien en particular, y es difícil que un astrólogo con cierta trayectoria afirme que se es esclavo de los astros. Más bien lo usual es escuchar que la humanidad lleva dentro de sí los astros y que los ritmos celestes son idénticos a los ritmos personales, por esto en la medida en la cual se conozca el cielo es factible descubrir los procesos más íntimos de cada cual, pero también en la medida en la cual el ser humano se conozca así mismo, él podrá conocer el cielo porque los dos vibran al unísono

Los planetas y la Astrología

El cielo natal, como reflejo de las vidas pasadas, posee en forma potencial el soporte de la futura trayectoria. Aunque los astros tienen movimientos permanentes, los de la fecha natal se detuvieron de una manera figurada y estarán quietos durante toda la vida. Como puntos luminosos fijos, establecen la pauta de la claridad con que se ha de ser consecuente, ya que son como ventanas abiertas por las que sale y entra la luz y la energía. Es como si representase el sistema nervioso, dado que cuando un astro entra en contacto con algún planeta natal, inmediatamente se produce una reacción. Las apreciaciones pueden efectuarse al tomar un punto de referencia, que puede ser el nacimiento de una empresa, de un animal, de un ser humano, de un negocio, de un poblado, ciudad, país o un evento cualquiera, sea y cual sea su condición.

Planetas y salud

Desde la perspectiva astrológica cada planeta posee una similitud con algunos órganos, por lo tanto, lo más probable es que si en el momento de una intervención quirúrgica el astro que rige el órgano involucrado forma ángulos tensos (cuadratura u oposición) con los demás, la operación puede tener serias complicaciones. Por ejemplo, cuando Marte y Neptuno están a 90 grados de distancia, lo más aconsejable es no realizar intervenciones quirúrgicas donde la visión se vea comprometida, ya que Marte rige los ojos y Neptuno es el astro de los enredos y las confusiones, de allí que probablemente se presenten imprevistos. Es importante tener en cuenta que para evitar complicaciones con la anestesia Neptuno debe estar bien, es decir no tener ningún aspecto tenso. Si la salud del paciente no es la mejor y es necesario realizar una intervención, lo más recomendable es que Marte esté en el lugar propicio, o sea, que forme aspectos benévolos.

Todos los derechos reservados astrologia.com.co © 2022
Diseño e implementación: Andrés Gutiérrez

Contacto

6012323248- 3202343144 - 321 4429212

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síganos